lunes, 15 de febrero de 2016

Aporte de nitrogeno a la siembra


  • Introducción
Como cada agricultor sabe para obtener un mayor rendimiento en los cultivos se produce la aplicación de abonos. Normalmente cuando se siembra suele incorporarse los abonos NPK que son aquellos que contienen nitrógeno, fósforo y potasio. en esta aplicación la menor cantidad suele ser de nitrógeno, aunque esto varia según las exigencias de la tierra. una vez nacido y con alguna talla se suele incorporar el nitrógeno que ayudara a un mayor crecimiento y mayor producción.

  • Como, cuando y que cantidad debo incorporar
El como dependerá del cultivo que tengamos, pero si es cereal como es el caso de la gran mayoría de cultivo de invierno suele a hacerse por cobertera, es decir por la aplicación mediante abonadoras recorriendo toda la superficie de siembra.

El cuando dependerá del tipo de nitrógeno que aportemos y la talla que tenga nuestro cultivo. Si es trigo o cebada conviene que sea lo antes posible, ya que en años como este de inviernos primaverales suelen echar mucha talla y si dejamos pasar el tiempo haremos mas destrozo que beneficio. En el caso de avenas que su crecimiento suele ser mas primaveral podemos alargarlo un poco mas, pero siempre dependiendo del producto químico que tengamos pensando echar. En el caso de ureas conviene que no se alargue mas que a mediados de febrero y los nitratos pueden ser hasta marzo. Esto es debido a su asimilación, ya que la urea posee mas nitrógeno y si lo aportamos con falta de agua lo que haremos sera quemar el cultivo.

La cantidad depende del tipo de abono, cuanto mas rico en nitrógeno sea menor deberá ser la cantidad. En años en los que se adelantan los cultivos debemos tener en cuenta que una gran aporte hará que este se acame y no sirva para nada. Si pretendemos aportar urea lo mejor esta entre cien y dos cientos kilos por hectárea, mas hacia lo bajo que hacia lo alto, en caso de nitratos varemos mas o menos el mismo pero con mas cantidad. 

jueves, 4 de febrero de 2016

Siembra de bellotas


  • Introducción
Todos los años cuando llega la época de la bellota, la denominada montanera, siempre me gusta experimentar con la siembra de las bellotas y la verdad es que ningún año había conseguido mucho, sembraba muchas pero por algún motivo no conseguía que germinaran. Este año por fin si lo he conseguido, no puedo cantar victoria, pero de momento los resultados parecen bueno, al menos han germinado.

  • Como las sembré
Lo primero fue recoger unas cuantas de bellotas, y seleccionar las mas gordas y que no estén picadas. Yo la verdad que al no tener mucha esperanza, este año lo hice a lo tradicional, llene un macetero de tierra y las plante ahí. La diferencia de la tierra es que llevaba una gran proporción de estiércol de gallina y oveja recién extraído, y creo que eso es lo que ha hecho que este  año al menos germinen. De momento lo único que he visto es sus tallos y porque han salido de la maceta, deberé esperar a que salgan las hojas y haber que ocurre.